Wifi Ralph, una película infantil que refleja los alcances del internet









La historia se desenvuelve en el mundo del alcance del Internet además del mundo de los videojuegos

La película Wifi Ralph, secuela de Ralph, el demoledor (2012), llega a los cines luego de excelentes críticas gracias a sus personajes y el brillo de una historia envuelta entre los alcances del Internet.

Ralph (John C. Reilly) y su amiga Vanellope (Sarah Silverman) deciden incursionar en un mundo sin límites: el internet. Este nuevo foco le entrega mayor inteligencia y atractivo al filme, que apuesta por algo totalmente diferente a simplemente continuar la historia de la producción que la antecede.

Bajo la dirección de Rich Moore y Phil Johnston, se muestra una representación de la web que es fácilmente asimilada por un usuario común. En este mundo paralelo, al que Ralph y su Vanellope llegan a través de un router, hay autopistas flotantes, hologramas, grandes empresas y redes sociales como eBay, Facebook, Amazon y Pinterest, virus malignos y los infaltables juegos en línea.

La exploración del internet entrega los momentos más cómicos del filme, como cuando una publicidad se les aparece por todas partes o cuando consultan al buscador y éste les quiere adivinar su necesidad antes de terminar de escribir.

Pese a ser una película infantil, también se da los espacios para reflexionar respecto a la falta de privacidad y la exposición al bullying en la era de la digitalización. Mientras Ralph y su eterna compañera se empeñan en subastar un volante en eBay para reparar un arcade de "Sugar Rush" que dejó huérfanos a varios de sus compañeros de videojuegos, van descubriendo los atractivos de la web y su inagotable energía que le viene perfecta a Vanellope.

Con todo lo que aborda, Wifi Ralph se convierte en una excelente alternativa para ver y disfrutar en familia, y no sería de extrañar que logre conquistar la taquilla internacional superando con creces los 470 millones de dólares que acumuló su primera entrega.

Fuente: el-nacional.com


Con tecnología de Blogger.