Una muñeca robótica abrió una cuenta en Tinder y consiguió 92 candidatos en pocos minutos









Harmony es el nombre de la sexbot de la compañía Realbotix que abrió una cuenta en Tinder y consiguió 92 interesados en salir con ella. Y logró captar esa atención aún cuando en su mensaje dijo claramente: “Hola. Soy una robot anatómicamente correcta y sexualmente competente con la más avanzada inteligencia artificial. Estoy en Tinder para encontrar chicos interesados en mí”.

La publicación estuvo acompañada por tres fotos en donde fue posible observar una voluptuosa anatomía. Se trató, en realidad, de un experimento que duró dos horas y cuyos resultados se verán en el documental “I want my sex machine”, del director Jimmy Mehiel, que abordará el cambio de comportamiento sexual de las personas a partir de la introducción de estos robots.

Si bien la película hará foco en los burdeles de robots, también tratará los temas vinculados con los robos sexuales y la industria de citas.

En esas dos horas en que duró el experimento en Tinder, Harmony consiguió 92 posibles candidatos. La prueba en marcha siguió cuando, tras haberse cumplido ese lapso, se les hizo a los interesados una nueva pregunta: “¿Tendrías sexo con una robot?”.

Algunas respuestas fueron puros insultos, pero de las 57 que se tomaron la molestia de responder, 32 dijeron que sí, es decir, un 56% de los que continuaron con la conversación.

Harmony es obra de Matt McMullen, y uno de los modelos de robots de Realbotix, subsidiaria de Real Dolls, más conocida por ser fabricante de las llamadas “muñecas inflables”, fabricadas de silicona y con diseño hiperrealista.

La unidad Realbotix tiene como objetivo introducir inteligencia artificial a estas muñecas e integrar tecnologías emergentes de vanguardia a fin de “proporcionar un puente entre la tecnología y la humanidad a nivel emocional, mental y físico”.

Las muñecas serán dotadas, además, de circuitos robóticos, sensores táctiles, calentadores internos e interfaces de realidad virtual y aumentada. El objetivo es crear una nueva generación de muñecos sexuales masculinos y femeninos con características hiperrealistas, calor y sensores que reaccionen al tacto.

"Estos nuevos muñecos tendrán una cara animada sincronizada con una aplicación con la que los usuarios podrán hablar e interactuar. El propósito del proyecto es crear una ilusión o alternativa a la realidad cuando se trata de una relación con un muñeco", aseguran. Y, aunque parezca increíble o aterrador, sostienen que sus robots "tendrán la capacidad de escuchar, recordar y hablar con naturalidad, como una persona real", dijo la empresa en un comunicado.

Fuente: iprofesional.com



Con tecnología de Blogger.