Robbie Williams tiene 'preocupados' a sus excompañeros de Take That








El cantante Gary Barlow no ha tenido reparo alguno a la hora de pronunciarse públicamente sobre los problemas psicológicos que ha venido experimentando desde hace años su buen amigo -y excompañero en Take That- Robbie Williams, quien precisamente se sinceraba semanas atrás sobre su tradicional tendencia a sufrir depresión, las alucinaciones que había estado teniendo últimamente y, en último término, la adicción al alcohol y a las drogas que intensificaron sus ataques de ansiedad.

Según el testimonio del otro miembro más popular de la afamada 'boy band' de los años 90, la reputación de chico problemático que ostentaba Robbie en esos años no era fruto de una estrategia promocional con la que asentar ese perfil artístico entre el público, sino un claro reflejo de los "demonios" y luchas internas que albergaba el vocalista ante una fama claramente abrumadora.

"Creo que Rob estaba diseñado para ser de esa manera, digamos que de vez en cuando se le iba la cabeza y perdía el control. Puede que fuera un mecanismo con el que desahogarse sobre los demonios que le acechaban y lo duro que le resultaba gestionar todo lo que estaba viviendo. La verdad es que siempre nos preocupamos por él, siempre ha sido y todavía es el bebé de la banda. Tenía solo 15 años cuando se unió a Take That", ha explicado Barlow en el programa de televisión 'Lorraine'.

Además de hablar largo y tendido sobre los trastornos mentales con los que habría estado batallando a lo largo de varias décadas, Robbie Williams -padre de dos niños pequeños junto a su esposa Ayda Field- también aprovechaba su última intervención televisiva para expresar su convencimiento de que su peor enemigo -el responsable de los planes de "sabotaje" que existen contra él- no era otro que él mismo.

"Por suerte o por desgracia, dependo de mí mismo para todo y el problema es que suelo inclinarme por la opción de sabotearme a mí mismo. Tengo una enfermedad que hace que me quiera matar y está en mi cabeza, así que tengo que tener mucho cuidado con ella. Estamos hablando de algo que a veces me abruma y, en otras ocasiones, me sirve como herramienta para darlo todo en el escenario", relataba a su paso por la edición australiana del programa '60 Minutes'.
Fuente:es-us.vida-estilo.yahoo.com



Con tecnología de Blogger.