Busca exmodelo de Playboy contar relación con presidente de EU







Una exmodelo de Playboy que dijo tener una relación con Donald Trump demandó este martes para ser liberada de un acuerdo legal que exige su silencio, con lo que se convierte en la segunda mujer este mes en desafiar los esfuerzos de gente cercana a su campaña presidencial para enterrar historias sobre relaciones extramaritales.

La modelo, Karen McDougal, está demandando a la compañía propietaria de The National Enquirer, American Media Inc. (AMI), que le pagó 150 mil dólares y cuyo director ejecutivo es amigo de Trump, de acuerdo con lo publicado por The New York Times.

La otra mujer, la exactriz porno Stephanie Clifford, más conocida como Stormy Daniels, recibió 130 mil dólares para quedarse callada por el abogado personal del Presidente, Michael D. Cohen. Ella presentó una demanda a principios de este mes.

Ambas mujeres, que argumentan que sus contratos se han vuelto inválidos, están tratando de eludir las cláusulas que les exigen que resuelvan las disputas en procedimientos de arbitraje secretos en lugar de en un tribunal abierto. Trump ha negado haber sostenido ambas relaciones.

McDougal, en una demanda presentada en el Tribunal Superior de Los Angeles, afirma que Cohen participó secretamente en sus conversaciones con AMI y que la compañía de medios y su abogado en ese momento la engañaron sobre el trato.

Ella también afirma que después de hablar con The New Yorker el mes pasado después de obtener las notas que mantuvo en Trump, AMI advirtió que cualquier divulgación adicional violaría el contrato de Karen y causaría considerables daños monetarios. En un correo electrónico a The New York Times, su nuevo abogado, Peter K. Stris, acusó a la compañía de un esfuerzo para silenciar a Karen McDougal.

"La demanda presentada hoy tiene como objetivo restaurar su derecho a su propia voz", dijo, y agregó: "Tenemos la intención de invalidar el llamado contrato que American Media Inc. le impuso a Karen para que pueda seguir adelante con la vida privada que merece".

McDougal presentó su demanda pocos días antes de que Clifford apareciera en el programa "60 Minutes" para discutir su relación con Trump y los esfuerzos que Cohen emprendió en nombre de su cliente para pagar su silencio.

Trump se unió a un esfuerzo legal la semana pasada buscando unos 20 millones de dólares en multas vinculadas al acuerdo de Clifford.

La disputa judicial ha llamado la atención del público sobre un tema que anteriormente estaba marginado. Clifford y McDougal cuentan historias similares sobre sus experiencias con Trump, que incluyeron presuntas citas en el mismo torneo de golf de Lake Tahoe en 2006, fechas en el mismo hotel de Beverly Hills y promesas de apartamentos como regalos.

Sus historias aparecieron por primera vez en The Wall Street Journal cuatro días antes de las elecciones, pero tuvieron poca tracción en el torbellino de noticias que siguió a la victoria de Trump. Las mujeres incluso compartían el mismo abogado de Los Ángeles, Keith Davidson, que ha trabajado durante mucho tiempo para clientes que venden sus historias a la prensa sensacionalista.

McDougal negoció con el principal proveedor de noticias sensacionalistas del país, A.M.I., que se sabe que compra y oculta historias que podrían dañar a amigos y aliados de su director ejecutivo, David J. Pecker, una práctica conocida como "atrapar y matar".

La queja legal de McDougal alega que ella no sabía acerca de la práctica, o acerca de la amistad de Pecker con Trump, cuando comenzó a hablar con los representantes de la compañía en la primavera de 2016, poco después de que Trump amarró la nominación republicana.

AMI previamente ha reconocido que Trump había sido amigo de Pecker, pero dijo que nunca había intentado influir en la cobertura de sus publicaciones.

McDougal buscó revelar la historia a través de un medio. Un representante de la compañía AMI le pagó un adelanto de 150 mil dólares para publicar una columna suya y que le vendiera la exclusividad de los derechos de su historia con Trump, pero después decidió no publicarla.

"La engañaron para que firmara y no la informaron correctamente sobre el contenido (de su contrato)", dice la demanda. Hasta ahora, AMI ha lanzado una portada y aproximadamente dos docenas de columnas o publicaciones con ella. Posteriormente, la compañía enmendó su contrato para permitirle responder a preguntas legítimas sobre su relación con Trump.

Fuente:http://diario.mx



Con tecnología de Blogger.