Victoria Beckham hace las paces con España











Con el fichaje de David Beckham por el Real Madrid en el año 2003, Madrid se convirtió de manera imprevista en el hogar de una de las familias más famosas del mundo: la formada por el futbolista y su mujer, la entonces aún cantante Victoria Beckham, y sus tres retoños (en aquella época el matrimonio aún no había dado la bienvenida a su única niña, Harper).

El frenesí que se generó en torno a su mudanza y su adaptación a la cultura española acaparó titulares a lo largo y ancho del mundo e incluso dio para que ellos grabaran un documental -'The Real Beckhams'-, aunque sin duda la anécdota más recordada de aquella época siguen siendo la de los despectivos comentarios que la Spice Girl supuestamente dedicó a su nuevo país de acogida, asegurando que "olía a ajo".

Aunque Victoria ha insistido en ocasiones anteriores en que jamás dijo nada 'tan irrespetuoso' sobre la idiosincrasia española, ahora no ha querido dejar pasar la oportunidad de limar asperezas con sus antiguos vecinos aprovechando su aparición en la edición española de la revista Vogue.

"Los años que pasamos en Madrid fueron increíbles. Me encantó España y lo pasé muy bien criando a mis hijos allí", asegura la ex Spice Girl en una entrevista a la publicación, para cuya portada posa ataviada con un escueto body color carne.

En el reportaje que acompaña a la conversación, la británica hace gala de la flexibilidad que aún conserva de sus días como bailarina

"Me encantó actuar y cantar, pero eso sucedió en un momento en el que no tenía los mismos compromisos profesionales que hoy. Y no tenía hijos. Sería muy difícil para mí hacerlo ahora. Debo estar en casa para los niños y también tengo una oficina a la que acudir", apunta acerca de ese posible regreso a la música, en concreto de la mano de la girl-band, sobre el que periódicamente surgen nuevos rumores que solo consiguen que a ella le toque la desagradable tarea de acabar con las ilusiones de los fans de las 'chicas picantes'.

Lo mismo sucede con las especulaciones acerca de la mala relación que mantendría con sus antiguas compañeras Melanie Brown, Emma Bunton, Melanie Chisholm y Geri Horner -antes Halliwell-, que ella acepta ya como una historia de la que nunca podrá huir, pero que no duda en desmentir siempre que le preguntan por el resto de las intérpretes.

"Sigo hablando con todas las Spice Girls y estoy muy orgullosa de lo que alcanzamos juntas. Me encanta la música de las Spice Girls y creo que siempre me gustará", afirma con orgullo.

Fuente: es-us.vida-estilo.yahoo.com



Con tecnología de Blogger.