Harry Styles y Liam Payne también quiere ser actores




Desde que los integrantes de One Direction decidieran seguir caminos separados en 2015, jurando y perjurando que se trataba de un 'descanso temporal' y no de una ruptura para evitar ataques de histeria a nivel global, todos ellos han optado por probar suerte como solistas, pero Harry Styles ha sido el único que se atrevió a compaginar la elaboración de su primer disco con su debut como actor. Aunque muy pocos apostaban por él, lo cierto es que el joven logró hacerse con un papel en uno de los proyectos más personales del mismísimo Christopher Nolan, 'Dunkerque', y aprobó el reto con nota.

Quizá inspirado por su éxito, su antiguo compañero Liam Payne ha revelado ahora que a él también le ha picado el gusanillo de la actuación, pese a lo cual sus planes al respecto parecen ser bastante más difusos.

"Uno de mis grandes objetivos es meterme en la interpretación. Cuando veo una película siempre me afecta de una forma especial", confesó el artista en declaraciones a la agencia BANG Showbiz durante la presentación de los BRIT Awards, revelando incluso en qué tipo de cinta se ve participando: "Puede que Batman o algo así, quién sabe".

En lugar de sentarse a esperar que su gran oportunidad llame a la puerta, Liam podría aprovechar su participación en la banda sonora de 'Cincuenta sombras más oscura' -con el dueto 'For You' que ha grabado junto a Rita Ora- para comenzar a hacer contactos en el mundillo. Si bien es cierto que él no aparece en el filme, como sí lo hace su compañera de canción, y reconoce que ni siquiera se ha leído los libros, bien podría aprovechar la premiere y demás actos de promoción para pedir algún que otro consejo a sus actores protagonistas, Jamie Dornan y Dakota Johnson.

Otra opción sería recurrir directamente al propio Harry en busca de guía para abrir esta nueva vertiente en su carrera. En su caso, el miembro más alternativo de la boy-band desembarcó en el mastodóntico set de rodaje del drama bélico "sin saber muy bien qué estaba haciendo" y en apenas unas horas acabó arrepintiéndose de haber intentado cumplir su sueño.

"En mi primer día tuvimos el peor tiempo posible, el peor de todo el rodaje. Yo no paraba de pensar qué estaba haciendo allí y lo mucho que quería estar de vuelta en el estudio con mi música. Las largas jornadas que pasamos rodando en el agua fueron sin duda el mayor desafío. Es ahí cuando acabas agotado y, por mucho que quieras evitarlo, acabas con las emociones a flor de piel. Y estar dejado del agua es otro nivel porque no puedes ni respirar", apuntaba Harry sobre su experiencia, de la que podría tomar buena nota Liam para decidir si realmente le merecería la pena adentrarse en el séptimo arte.

Fuente: es-us.vida-estilo.yahoo.com



Con tecnología de Blogger.