Salma Hayek cuenta historia de acoso que vivió con Harvey Weinstein



La actriz cuenta el martirio que vivió cuando filmó la película Frida producida por la compañía Miramax.


A través de una columna publicada este martes en The New York Times, la actriz Salma Hayek reveló que también fue una víctima del productor Harvey Weinstein.

Salma narró que los episodios de acoso fueron durante la producción de Frida, con Miramax, empresa de Weinstein.

“Él me dijo sí y yo sabía que era mi turno de decir no. No a abrirle la puerta a todas las horas de la noche, hotel tras hotel, locación tras locación, donde quiera que él se apareciera inesperadamente, incluyendo una locación donde yo estaba haciendo una película en la que él no estaba relacionado”, contó Salma al diario, según publica Reforma.

“No a tomar una ducha con él. No a dejarlo verme mientras me tomaba una ducha. No a dejarlo darme un masaje. No a dejar que un amigo desnudo me diera un masaje. No a dejarlo darme sexo oral. No a desnudarme con otra mujer. No, no, no”, siguió contando la actriz.

“El nivel de sus tácticas de persuasión fue de hablarme dulcemente a una ocasión, a la de un ataque de furia, donde dijo las terribles palabras: ‘Te mataré, no creas que no soy capaz'”.

Hayek detalló que luego de eso Harvey cesó el acoso, pero que al iniciar la grabación de Frida le puso múltiples trabas para seguir con el proyecto, las cuales tuvo que resolver la actriz pidiendo favores, como reescribir el guion, a sus amigos

El productor pidió que el personaje de Frida Khalo fuera más sexy. En un momento dado, exigió que hubiera una escena de sexo lésbico en el que se viera a las actrices completamente desnudas. La directora, Julie Taymor, le convenció de que fuera una escena de un tango entre el personaje de Hayek y el que interpretaba Ashley Judd, que acabaría en un beso entre ambas. “Para entonces, tenía claro que [Weinstein] no me dejaría acabar la película sin obtener su fantasía, de una forma o de otra”, escribe Hayek.Salma hizo, con dificultades, la escena. El filme se concluyó y más tarde ganó dos premios Óscar. Hayek no volvió a trabajar para Miramax.

Finalmente, la película se estrenó, fue un éxito de crítica y le valió a Weinstein seis nominaciones al Oscar, de los que ganó dos. Salma Hayek termina su relato con una reflexión. “¿Por qué tantas de nosotras, artistas mujeres, tenemos que ir a la guerra para poder contar nuestras historias cuando tenemos tanto que ofrecer? ¿Por qué tenemos que pelear con uñas y dientes para mantener la dignidad? Creo que es porque, como mujeres, hemos sido devaluadas artísticamente hasta un nivel de indecencia, hasta el punto de que la industria del cine ha dejado de esforzarse por averiguar qué quiere ver el público femenino y qué historias queremos contar”.


Fuente:labotana.com
Con tecnología de Blogger.