Rafael Amaya admite que la televisión da problemas de personalidad



Luego de terminar la cuarta temporada de la serie “El Señor de los cielos”, Rafael Amaya decidió darse un tiempo para él, respirar y tomar control sobre su vida, y ahora que regresó a la pantalla con los nuevos capítulos sobre la vida de Aurelio Casillas, el actor confesó que la televisión hizo que en momentos terminara creyendo ser una persona que no era.

“Con las personas que uno se junta influye mucho. Los que dicen que son tus amigos por alguna razón u otra te hacen creer que eres una persona que no eres. En realidad ellos te convierten en la persona que ellos quieren ver —o lo que vieron en la televisión”, comentó el actor, en entrevista con la revista People en Español, de la que es portada. “Y te quieren ver así, cuando en realidad eres otra persona. No eres tú mismo porque tienes miedo a perder ese cariño, esa popularidad, esa aceptación”.

Amaya aseguró que esta vez se siente pleno y renovado y listo para seguir adelante, pensando en que sobre su espalda tiene una enorme responsabilidad.

“El tiempo de Dios es perfecto, por algo tenía que pasar la primera, segunda, tercera temporada y que llegara todo de un golpe y luego después como dar un paso atrás y regresar otra vez en familia, mis amigos y decir: ‘OK, ahora sí vamos a trabajar de verdad, sacar esto adelante y bien’”, dijo.



“Tengo una responsabilidad con la empresa, mucha gente, de llegar no enfermo al set. Si llego enfermo son dos unidades, 300 personas, 300 familias, y piensas en esa responsabilidad que tienes de sacar adelante un proyecto, el compromiso que tengo con la empresa, la que me dio la oportunidad, la que me abrió las puertas”, concluyó Rafael, quien está tomando clases de boxeo para mantenerse en forma.


fuente: es-us.vida-estilo.yahoo.com
Rafael Amaya regresa recargado y con una nueva actitud hacia la vida/ Rafael Amaya/ Instagram

El mexicano quiso posar con el torso al desnudo/Rafael Amaya/Instagram

No hay comentarios.

Qué te parece esta información?

Con tecnología de Blogger.